Cambio de rumbo en seguridad

La delincuencia no da tregua a los ciudadanos del Estado de México, a pesar de los anuncios en materia de seguridad, de los reforzamientos con elementos federales y sobre todo de los largos y repetidos discursos que se pronuncian en el territorio mexiquense para decir que la seguridad va en aumento, la realidad en las calles es que la delincuencia sigue cobrando víctimas.
No hay un solo día que no se tenga el reporte de un homicidio durante un asalto, o de una persona que fue ejecutada, si bien hay que reconocer que los homicidios han bajado en comparación de años anteriores, la realidad es que los robo, las extorsiones y otros delitos que vulneran el patrimonio de los habitantes mexiquenses van en aumento.
Más allá del discurso, repetido mil veces para lograr que se convierta en verdad, el Estado de México no ha podido superar la crisis de inseguridad en la que se encuentra sumergido desde hace varios años.
Siendo la entidad más grande y más poblada, el territorio mexiquense enfrenta severos retos en materias críticas, como empleo, salud, seguridad, entre otras, sin embargo es evidente que hasta el momento no se ha podido resolver el problema que diariamente lacera al patrimonio de miles de mexiquenses.
Lo mismo se encuentra una denuncia por extorsión telefónica proveniente de algún penal, que un robo a cuentahabiente o a transeúnte, lo mismo que un muerto en un asalto que una persona ejecutada, hasta este momento no hay un solo día de este año, que una noticia criminal no se haga presente en la vida de los mexiquenses.
Esto no quiere decir que las autoridades no se encuentren preocupadas por atender esta situación, por el contrario, en época electoral esto es prioritario junto con la entrega de apoyos sociales y dádivas electoreras, lo que si quiere decir es que la estrategia está equivocada y que es necesario reconsiderar esta situación.
Sin embargo esto no se realizará, al menos no en los siguientes meses, en los que solo se mantendrá el encubrimiento para hacer parecer que las cosas caminan de forma normal mientras pasa la elección. Se tendrá que esperar un nuevo sexenio, el cambio de administración para conocer si el rumbo de la estrategia de seguridad cambiará, aunque esto parece muy difícil.
Francisco Paredes

Related posts