El caos de la tormenta atípica

Fachadas dañadas, bardas destruidas, autos dañados, árboles caídos, postes en el piso, calles anegadas, avenidas blancas, fue el retrato de la capital mexiquense este jueves tras la tormenta vespertina que sorprendió a sus habitantes, no sólo por la intensidad, también por los efectos que ésta tuvo.

Related posts