“El fuego ha llegado a las mejores zonas de reproducción del oso pardo”

Una osa y su cría en una zona cercana a un fuego, este domingo, en el concejo de Cangas del Narcea (Asturias). FOP

Los incendios amenazan el hábitat de estos animales en el Alto Sil y el Alto Narcea, en León y Asturias.

“Las mejores zonas de oso pardo del occidente, de Somiedo (Asturias) hacia el oeste, están siendo quemadas. Son incendios intencionados y que buscan hacer daño, mucho daño. Es dramático”, se lamenta Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo. Su organización vigila en dos áreas, el Alto Sil, en León, y en los alrededores de Cangas del Narcea (Asturias), los efectos de los incendios que arrasan el noroeste español.
En el Alto Sil, por ejemplo, su patrulla ha detectado un grupo de más de 20 osos concentrados en dos pequeñas laderas rodeados por zona de fuegos. Este ha sido un año atípico por culpa de la sequía, que redujo la producción de frutos carnosos en el bosque. Los osos han empezado a alimentarse de bellotas muy pronto, desde principios de septiembre, y por eso se concentran en zona de robles, como la que ahora está siendo cercada por el fuego. “Hay varias osas con crías. Aún estamos contando cuántos animales hay allí”, dice Palomero.
Las imágenes que han captado las dos patrullas que tiene la Fundación Oso Pardo (FOP) en estas zonas son aterradoras. Se ve cómo el fuego avanza por el monte dejando una espesa columna de humo gris. “Esto es un infierno, nos dice desde anteayer nuestro especialista sobre el terreno. Está asustado. No se ve nada por el humo, que ha creado una niebla anaranjada”, relata Palomero. “Ayer detectó y fotografió en el Alto Sil a una osa con una cría que salía cruzando un canchal en zona de incendio vivo por el ruido de los helicópteros. Es zona de producción de bellotas e intentan comer allí. Estaban cercadas por el fuego”.
Los incendios coinciden con las mejores zonas de reproducción del oso pardo, añade el presidente de la FOP. Se refiere especialmente al Alto Narcea, a los tres concejos que componen el parque natural de las Fuentes del Narcea: Cangas, Degaña e Ibias. “El fuego está entrando en Muniellos, que es reserva biológica, pero ya ha calcinado una gran extensión de gran calidad, incluso más que Muniellos”, apunta. “Allí están los mejores hábitats para el oso pardo y para otras especies”, añade. Muniellos es la robledal más extenso y mejor conservado de España.
La Patrulla Oso de la FOP en Cangas del Narcea ha informado de la calcinación de robledales y arandaneras, fundamentales para el oso y para los últimos urogallos cantábricos. “Esta mañana no amanecía a causa del humo y no cantaban los pájaros. Parecía el fin del mundo”, describe Elías Suárez, integrante de la Patrulla Oso de la FOP. En este concejo han sido desalojados los pueblos de Gillón, Larón y La Viliella, informa la organización en un comunicado.
Palomero destaca que los fuegos se están produciendo sobre territorios “absolutamente secos” y en los que trabaja “un operativo muy débil porque el operativo estival ya ha sido cancelado”. Y lamenta que sean “claramente provocados y con la intención de hacer mucho daño no solo a la biodiversidad sino a propiedades y personas”.
Fuente: politica.elpais.com

Related posts