El país del “no pasa nada”

Las declaraciones que realizó José Manzur Quiroga, Secretario General de Gobierno del Estado de México, el pasado jueves sobre el tema de feminicidios, es una muestra clara de que en la cúpula del poder mexiquense, no tienen la intensión, y al parecer… ¡nunca la tuvieron! Sensibilizarse sobre una problemática social tan grave como es el asesinato doloso de mujeres.

El decir que esta problemática no “es tan grave” como se ha tratado de marcar, es la prueba de que el dolor de las cientos de familias que engrosan las estadísticas de víctimas de homicidios dolosos en contra de mujeres, poco importan a la clase política mexiquense.

‘No es tan grave’ la contaminación en Toluca; los baches en las principales avenidas que recorren el Estado de México; ‘no son tan graves’ los accidentes que han ocurrido en el Tren Interurbano, o las acusaciones por desvío de recursos que han pesado sobre instituciones mexiquenses. ¡Eso en verdad no están grave! ¡El tema de feminicidios en el Edomex es gravísimo!

Y no, no es una campaña en contra de la administración que agoniza; tampoco “es hacer leña del árbol caído”, por el contrario es una de las obligaciones primordiales del estado, brindar la seguridad mínima a sus gobernados, porque sus sueldos, gastos, guaruras y demás prebendas que obtienen desde su posición política, se las deben a las familias del Estado de México que quieren salir a la calle sin temor.

A las cientos de familias de mujeres que han visto menguada una vida por las malas condiciones de seguridad que hay en la entidad y que para la clase gobernante “no es tan grave”.

Y por supuesto, como va a ser grave cuando tienen un equipo de casi diez personas de seguridad que los cuidan a ellos y a sus familias.

Francisco Paredes

Related posts