Felices restauranteros de que ya no sea delito vender alcohol a menores

Empresarios de la industria restaurantera defendieron las reformas al Código Penal del Estado de México en materia administrativa, por las que se despenaliza la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad.

“Enviar un sincero agradecimiento a las autoridades, en especial al señor gobernador Eruviel Ávila a los legisladores que participaron  en comisiones”, expresaron.

Al rechazar que se trate de un pago del Ejecutivo en la conclusión de su gobierno, o que la medida vaya implicar el incremento en la ingesta o riesgo en la entidad el grupo de dueños encabezado por Pablo Duran Gallastegui, presidente de la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados, (Canirac) Estado de México celebraron la medida aprobada.

Rechazaron que esta adecuación por si sola haya sido buscada por ellos, al referir que solicitaron cambios pero en el tema de la ley seca; sin embargo la reforma aprobada por los diputados locales, dicen , es más integral y toca temas que les favorecen.

Detallaron entre estos el término de las vigencias de las licencias de funcionamiento ampliándolo a cinco años, además de dar mayor vigencia al dictamen único de factibilidad y la desaparición a la Ley seca en procesos.

“Agradecemos a los legisladores que en congruencia a las necesidades actuales de la sociedad actual actuaron en consecuencia”.

Con ello reprobó lo señalamientos sobre el que estas adecuaciones vayan a significar un deterioro en la vida pública de la entidad por la eliminación tipificación como delito de bebidas a menores de edad, pues en el avance de esta norma aseguró que habrá el compromiso  de los empresarios por respetar la ley.

“El compromiso de todos los restauranteros somos los que vendemos en mayor proporción alimentos  en compañía de algunas bebidas pero nuestra máxima es que estas bebidas no pueden llegar a ningún menor de edad por ningún motivo siempre ha sido nuestra ética de trabajo”, dijo.

Pese a que no está penalizada la práctica, dijeron, permanecen candados y sanciones administrativas como la clausura de un establecimiento con lo cual también descartaron que la liberación del candado pueda ser factor  para la proliferación de espacios clandestinos.

“En nosotros se genera un mayor compromiso para denunciar cualquier caso que veamos alrededor nuestro o inclusive en las comunidades”, dijo.

Reiteraron la postura referente a que el real motivo para este cambio eran las extorsiones que sufrían desde la penalización de la práctica. 60 mil unidades de negocios, dicen, se beneficiarán de la medida. El 4 de mayo pasado la CANIRAC entregó la propuesta al Ejecutivo  para la reforma a las disposiciones de la Ley Seca.

El anuncio estuvo apoyado por la Asociación de Bares y Restaurantes (ASBAR), así como el Patronato Pro Centro Histórico.

Eleazar Barajas

Related posts