Inesperado comportamiento del vórtice polar de la luna Titán

El vórtice polar invernal de Titán, en una imagen tomada por Cassini. El vórtice se encuentra en pleno invierno y sólo puede verse porque las nubes polares del interior del vórtice están a gran altura sobre la superficie de Titán. Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute/Jason Major.

La atmósfera polar de Titán experimentó recientemente un enfriamiento inesperado e importante, contrario a todas las predicciones de los modelos y que se diferencia del comportamiento de todos los demás planetas terrestres en nuestro Sistema Solar.

Normalmente la atmósfera polar a gran altura en el hemisferio invernal de un planeta se mantiene templada debido a que el aire que se hunde es comprimido y se calienta, parecido a lo que ocurre en una bomba de bicicleta. Sorprendentemente, el vórtice polar atmosférico de Titán parece estar extremadamente frío.

Antes de su destrucción en la atmósfera de Saturno el 15 de septiembre, la nave Cassini observó que mientras la zona caliente polar esperada se empezó a desarrollar al principio del invierno de 2009, pronto se convirtió en una zona fría en 2012, con temperaturas que llegaron a solo 12o K a finales de 2015. Sólo en las observaciones más recientes de 2016 y 2017 ha retornado la zona caliente que se predecía.

“En la Tierra, Venus y Marte el principal mecanismo de enfriamiento de la atmósfera es la radiación infrarroja emitida por el gas CO2 y como el CO2 tiene una larga vida en la atmósfera, se mezcla bien a todos los niveles atmosféricos y apenas se ve afectado por la circulación atmosférica”, explica el Dr. Nick Teanby. “Sin embargo, en Titán las exóticas reacciones fotoquímicas de la atmósfera producen hidrocarburos como etano y acetileno, y nitrilos, incluyendo cianuro de hidrógeno y cianoacetileno, que producen la mayor parte del enfriamiento”.
Fuente: observatori.uv.es

Related posts