La administración oportunista

Como una danza perversa el aún ejecutivo del Estado de México llega a la última semana de su mandato aprovechando los reflectores que le traen la desgracia ajena; la búsqueda del poder por el poder los ha sacado de sus cabales y hasta se atreven a darse una calificación como si se tratara de un examen de secundaria.

Lo ocurrido en Cuautitlán Izcalli, Nezahualcóyotl o Ecatepec es la puntilla de lo que ha sido uno de los mandatos más lastimeros para el territorio mexiquense, sin seguridad, sin certeza jurídica, en medio de una crisis de credibilidad, de identidad, de corrupción e impunidad, el Estado de México terminará esta misma semana una de sus páginas más oscuras, que no pasará a los libros, pero que quedó marcada en una sociedad.

La marca quedará en Las miles de familias que perdieron un hijo, un padre, una madre por la inseguridad, por la impunidad en la que operan bandas delictivas, dedicadas al crimen, desde todos sus ángulos y que durante estos seis años hicieron del Estado de México su patio de juegos.

Sin embargo el oportunismo que ha marcado a la actual administración no es reciente, podríamos recordar un rosario de casos en los que se actuó de forma mediática sin importar solucionar el problema de fondo, y solo hay que recordar los casos de feminicidios en los que las autoridades actuaron hasta que tuvieron el peso mediático en sus espaldas.

Reaccionarios y oportunistas, así se ha conducido la actual administración, sin soluciones de fondo, sin programas concretos que realmente ayuden a resolver los problemas que aquejan al estado y sin una visión clara de las problemáticas que aquejan a la entidad para su resolución.

El costo político de la actual administración tendrá que ser pagado por la administración de Alfredo del Mazo, quien se perfila para ser pieza clave del priísmo, no solamente en el Estado de México, sino a nivel nacional, ya que tendrá seis años para resguardar o dilapidar el último gran bastión de su partido en el país.
Francisco Paredes

Related posts