La estrategia ciega

El inicio del actual período de gobierno de Alfredo del Mazo definitivamente ha sido con el pie izquierdo, y me queda claro que no es falta de voluntad, inclusive podría asegurar que tampoco de capacidad, sin embargo ha sido complicado en todos los niveles.

Al tema de la seguridad pública habría que sumarle la dificultad que dejó el sismo del 19 de septiembre en materia social y que la atención se volcó hacia este tema a pocos días de iniciado el encargo gubernamental, pero a un mes de iniciado el periodo de Alfredo del Mazo, la delincuencia ha continuado con su operación habitual.

En los últimos fines de semana el número de personas asesinadas se ha disparado, habría que recordar el caso de este lunes en Huehuetoca, o lo que sucede en Ecatepec, donde se presentan homicidios de forma recurrente; la lista es larga y se pueden dar decenas de ejemplos de lo que ha venido pasando durante este mes de gobierno.

Lo cierto es que el tiempo es poco para que se logren dar resultados sustanciales en un tema que ha teñido años de descomposición, sin embargo hay que recordarle a las instancias de gobierno que la ciudadanía lleva esos mismos años soportando la delincuencia en las calles, por lo que es urgente tomar determinaciones sobre el tema.

También a esto se le debe de sumar la complicación en los diferentes ámbitos de la administración pública, que la elección presidencial y de autoridades locales está a la vuelta de la esquina, lo que enrarece aún más el ambiente en el Estado de México.
Última voluntad

El tema de los feminicidios está más presente que nunca, en la última semana se dieron a conocer dos casos de jovencitas desaparecidas que fueron encontradas sin vida, en ambos casos los señalados han sido sus parejas sentimentales, sin embargo esta problemática va mucho más allá de un conflicto de pareja y en lo personal en muchos de los casos me parece que los implicados terminan siendo sólo las pantallas de una problemática más profunda en el Edomex.

Francisco Paredes

Related posts