Las mujeres del Estado de México

Francisco Paredes

El Estado de México es la entidad más poblada del país, alrededor de 16 millones de personas habitan la entidad; de ellas, aproximadamente nueve millones son mujeres, sin embargo es también el estado donde se registra el mayor número de delitos contra la mujer en todo el país.
El caso Jessica Sevillano Pedraza en el municipio de Xonacatlán, demuestra la crudeza de los delitos que se presentan contra la mujer en el territorio mexiquense, pero también la indiferencia de las autoridades, que más que una respuesta adecuada hacia los deudos y familiares, se limitan a mantener un avance lento en las investigaciones, que en muchos de los casos dejan resquicios y dudas de su actuación.
Hasta el momento han sido pocos los casos en que se tiene una correcta resolución de los casos en cuestión de homicidios dolosos en contra de mujeres, desaparición o violación en el Estado de México, siendo este uno de los temas más sensibles para la sociedad.
En números absolutos el estado de México es el primer lugar en violaciones de todo el país, hay que reconocer que en un universo de más de 16 millones de residentes, al realizar una tasa poblacional de cada cien mil habitantes, la incidencia del territorio mexiquense siempre se encuentra entre las medias del país.
Ante esta situación ha sido la voz de la sociedad civil organizada, la que ha logrado avances sustanciales ante la presión ejercida por los diferentes foros de comunicación que la tecnología ha puesto a disposición del ciudadano, lo que ha tomado por sorpresa a los gobiernos y autoridades, por lo que se han tomado acciones inmediatas como algunos casos en el valle de México.
A pesar de esto, más del 50 por ciento de los casos de violación, homicidio doloso contra mujeres o desaparición quedan solo en el expediente engrosando las estadísticas mexiquenses, o en el peor de los casos para los temas de violación y desaparición quedan en la cifra negra.
Es necesario que ante el relevo de gobierno que se avecina se tomen acciones concretas para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer y no se quede solamente en el discurso y breviario de buenos deseos de la próxima administración, como ya quedó en la actual y en la anterior.

Related posts