Niegan aumento a tarifas, pero camioneros siguen cobrando $ 10

Pese a que el gobierno del Estado d eMéxico negó que se haya autorizado un alza en las tarifas del transporte público, esto luego de que circulara en redes sociales una Gaceta de Gobierno falsa en donde se anunciaba un aumento de 8 a 10.50 pesos, la realidad es que durante seis meses los transportistas han cobrado dos pesos más por trayecto.
El aumento ilegal se dio tras el primer gasolinazo del año, por lo que los usuarios del transporte público consideran que la Secretaría de Movilidad estatal se ha mantenido omisa, y aseguran que si no pagan los diez pesos que cobran los choferes, no les brindan el servicio.
Incluso, hay quienes declararon que han recibido amenazas de golpes y asalto por rehusarse a pagar dos pesos más por viaje en la zona urbana, sin embargo, de esto sólo se tiene una denuncia en la dependencia estatal.
“Yo le mando los 10 pesos del camión a mi hijo, no porque esté de acuerdo en que los camioneros hagan los que le place, sino porque no quiero exponerlo a que un día se ponga listo y no quiera pagar, un niño de 13 años, no podría ni sabría defenderse”, comentó Emireth García.
Pese a que el titular de Semovi, Edumundo Ranero, habría anunciado que se sancionaría a las empresas que hicieran este cobro ilegal de las tarifas, en la práctica, casi ninguna unidad del transporte público respeta los 8 pesos por trayecto.
“Todos sabemos que el aumento ya está pactado, no lo han hecho oficial porque es temporada electoral, pero qué casualidad que no les dicen ya nada de que se incrementó la tarifa, no es necesario ser un estadista o un experto para darse cuenta de las cosas, los empresarios saben presionar al gobierno, y éste, sabe mantenerlos contentos”, expresó Laura, estudiante de Ciencias Políticas, a quien el aumento afectó su presupuesto ya que no trabaja y sus papás sólo pueden darle 50 pesos diarios para sus gastos, es decir, para comer e ir a la escuela.
Hasta marzo, más de 300 unidades del transporte público habrían sido sancionadas durante los operativos aleatorios que se han hecho de revisión de tarifas, medida que no ha sido contundente ni suficiente para la mitigar la problemática de un servicio ineficiente, que constantemente quebranta la ley en distintos aspectos, además de ser un foco rojo en materia de asaltos y agresiones sexuales.
“No importa si vas al centro, o a una delegación, siempre corres el riesgo de que te asalten, de que te tiren piropos, es un transporte muy caro y yo no me siento segura al tomarlo. Además el chofer siempre viene con el celular en la mano, con un cacharpo, echando carreritas, no vale lo que cuesta, definitivamente”, añadieron los usuarios.
Por lo anterior, exigieron a las autoridades que no permitan que se sigan dando de manera naturalizada las arbitrariedades no sólo en contra de lo que establece la ley y la Secretaría de Movilidad, sino en contra de los que emplean los camiones para trasladarse al trabajo, la escuela o de punto a punto de la ciudad.

Related posts