Observan dúo de galaxias titánicas en espectacular proceso de fusión y formación de estrellas

Imagen compuesta del par de galaxias ADFS-27. La imagen de fondo fue obtenida por el observatorio espacial Herschel, de la ESA. Posteriormente, el objeto fue detectado por el telescopio Atacama Pathfinder Experiment (APEX) de la ESO (al medio). ALMA (a la derecha) permitió identificar dos galaxias: ADFS-27N (Norte) y ADFS-27S (Sur). Estas galaxias con brotes de formación estelar se encuentran a unos 12.800 millones de años luz de la Tierra y están destinadas a fusionarse y formar una galaxia masiva. Créditos: NRAO/AUI/NSF, B. Saxton; ESA Herschel; ESO APEX; ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); D. Riechers.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) permitió observar por primera vez el acercamiento entre dos galaxias increíblemente brillantes y masivas en el Universo joven. Se trata de galaxias con brotes de formación estelar hiperluminosas, extremadamente raras en esta época de la historia cósmica, en que se formaron las primeras galaxias. Este puede ser uno de los brotes de formación estelar más violentos que se haya detectado.

Los astrónomos observaron este par de galaxias en interacción, cuya denominación conjunta es ADFS-27, cuando estaban empezando un proceso gradual de fusión para formar una galaxia elíptica masiva. Durante un roce que habían protagonizado anteriormente se había desatado un impresionante brote de formación estelar. Los astrónomos creen que esta fusión podría terminar dando nacimiento al núcleo de un cúmulo de galaxias, que son una de las estructuras más masivas del Universo.

“El hecho de encontrar una sola galaxia con brotes de formación estelar hiperluminosa ya es un tremendo logro. Encontrar dos y además tan cerca una de la otra es realmente increíble”, celebra Dominik Riechers, astrónoma de la Universidad Cornell, en Ithaca (Nueva York) y autora principal de un artículo que se publicará en The Astrophysical Journal. “Considerando la distancia extrema que las separa de la Tierra y la frenética actividad de formación estelar que ambas albergan, es posible que estemos observando la fusión galáctica más intensa que se haya descubierto a la fecha”.

El par de galaxias ADFS-27 se encuentra a cerca de 12.700 millones de años luz de la Tierra, en dirección de la constelación Dorado. A esa distancia, los astrónomos observan este sistema tal como era cuando el Universo tenía solo unos 1.000 millones de años de edad.
Fuente: observatri.uv.es

Related posts