Piden indulto a acusado de secuestro; Tiene 10 años en penal

Durante diez años y un mes, Alberto Martínez Sosa y su familia han buscado Justicia, pues se encuentra recluido en el penal de Almoloya acusado de haber secuestradores a dos elementos del Ejército Mexicano, y clama inocencia.

En 2007, Alberto residía en Tejupilco con su familia y tenía un negocio propio, una constructora, pero su pesadilla comenzó cuando un predio de su propiedad fue cateado sin autorización judicial.

Este martes, Leonardo Gama García, abogado de Alberto, quien está sentenciado a 20 años de prisión, recordó que cuando se enteró que su defendido fue acusado de participar en el secuestro del sargento Gustavo Herrera Terrones y el teniente Luis Enrique Aragón Reyes el 6 de octubre del 2007; se tramitó un amparo que le fue concedido.

Pese a no ser identificado por los agredidos, ya que en su primera declaración aseguraron que no pudieron reconocer a sus captores, un convoy de 15 personas encapuchadas, Alberto Martínez Sosa fue detenido, “Tu amparo me lo paso por los huevos” fueron las palabras de los elementos que lo capturaron cuando se dirigía a celebrar el cumpleaños de su suegra en compañía de su esposa y sus hijos, todos en ese momento, menores de edad.

El proceso continuo y fue sentenciado el 27 de febrero del 2009.

Antes de recibir sentencia, sus abogados lograron comprobar la obtención de pruebas ilícitas mediante inspecciones, entrevistas y denuncias pues le fueron indebidamente imputados delitos contra la salud los cuales justificaron su detención.

El abogado de la familia Martinez Ugarte asegura que en favor del ahora sentenciado tienen una declaración de Alfonso Benítez Luna, quien en ese momento se desempeñaba como subdelegado de procedimientos penales de la PGR en Toluca, en la que señala que tenían “conocimiento de que Alberto Martínez Sosa no había participado, ni existía prueba alguna o reconocimiento que hubiera intervenido en la privación ilegal de los militares, sin embargo por el hecho de ser propietario del inmueble donde ‘al parecer’ fueron llevados los militares se consideró que se encontraba relacionado con los hechos “.

Hoy su familia no entiende porque pasó el hecho, y reclaman lo difícil que para ellos ha sido vivir diez años sin un padre presente en las graduaciones, en los cumpleaños, sin un esposo.

El 20 de julio de 2009 en el Primer Tribunal Unitario del Segundo Circuito Alberto perdió un recuso de apelación, y el 28 de enero de 2010 perdió un amparo directo en el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito.

En todos los recursos su defensa ha sido superada por las declaraciones de Herrera y Aragón, pero mismas que hicieron hasta el primero de noviembre de 2007, casi un mes después del “levantón” ocurrido en Luvianos y el mismo día que Martínez Sosa ya estaba en las oficinas de la delegación estatal de la PGR.

A la fecha el caso lo está revisando el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito, bajo el número 326/2015, donde en la parte medular se pide la aprehensión de los dos militares, cuyas declaraciones fueron el sustento principal para encarcelar a Martínez Sosa.

Hoy, Alberto y su familia exigen un indulto, pues bajo las “falsas declaraciones” de dos víctimas de secuestro, hoy es el único detenido por el hecho.

Eleazar Barajas 

Related posts