Por tierra y mar resguardan a la vaquita marina en BC

Imagen: Especial

Equipo multidisciplinario brinda atención médica gratuita a ese animal en sus instalaciones en tierra; primer contacto con espécimen fue con la cría de uno de estos.

Una vez que sean capturados los primeros ejemplares de la vaquita marina, cetáceo endémico de las aguas del Mar de Cortés, existen instalaciones en tierra en donde un equipo multidisciplinario brindará cuidados especializados a las marsopas.
 
Se trata del “Vaquita Care Center” o las instalaciones en tierra de El Nido, ese refugio que flota a 1.5 millas náuticas mar adentro, a los pies del Cerro del Machorro, a 4.5 kilómetros al norte del malecón de San Felipe.
 
El complejo de cuidado veterinario, con una gran carpa color azul y gris, que incluye dos albercas para el cuidado de las vaquitas, es coordinado por Ricardo Rebolledo, integrante del Programa Internacional Animal Care.
 
Prácticamente esto lo utilizamos como un hospital, esta instalación cuenta con un laboratorio químico, una oficina y un cuarto de preparación de alimentos, en donde se pueden encontrar todos los veterinarios y los laboratoristas que van a estar trabajando, junto con las personas de Animal Care”, explicó Rebolledo.
 
El especialista, con 25 años de experiencia en tareas de rescate y cuidado a mamíferos marinos, indicó que las instalaciones en tierra cuentan con la capacidad de atender una emergencia que obligue a la evacuación de los corrales que albergarán a las vaquitas que se encuentren en El Nido.
 
Para esos trabajos se han diseñado una especie de jaulas elaboradas con materiales especiales, para evitar el maltrato de los cetáceos, y se han establecido los protocolos para su traslado a tierra.
 
“Llevan hule espuma y llevan agua, como unas pequeñas camillas, que están monitoreadas cada una en cada uno de los traslados, con frecuencia cardiaca y respiratoria y todos los signos que nos vayan dando los médicos veterinarios.
 
El traslado que se hace, desde las instalaciones marinas a las terrestres, lo tenemos programado en distintas conexiones de tiempo que no sea de más de 15 minutos”, detalló el cuidador.
 
Dentro del Vaquita Care Center hay dos albercas que se llenan con agua del Alto Golfo de California, con un sistema controlado de temperatura para estar a los mismos grados en todo momento, de acuerdo a la temporada del año.

Cada una de las albercas almacena aproximadamente 50 mil litros de agua, sin ningún tipo de agentes químicos, y en condiciones máximas de operación cada una puede albergar hasta cinco ejemplares de las marsopas.
 
Estamos hablando que, si toda esta operación resultar como se ha planeado, en este lugar pueden estar trabajando entre 30 a 40 personas”, comentó Rebolledo.
 
Con el apoyo de cuatro delfines entrenados para los trabajos del Programa Vaquita CPR, el pasado miércoles 18 de octubre se realizó el primer contacto con un mamífero, que por tratarse de un ejemplar de 6 meses de nacido tuvo que ser devuelto al mar, tras un paso rápido por el Vaquita Care.
 
“Tuvimos el acercamiento con una, en realidad era muy joven, pequeñita, entonces se tomaron las muestras que necesitábamos y se regresó a la zona de captura.
 
“Pero estuvo en estas instalaciones, sí, aproximadamente unos 30 o 40 minutos, físicamente sus condiciones eran sin ninguna lesión, un animal muy joven y los veterinarios evaluaron que no era viable tenerla con nosotros para evitar mayor estrés”, dijo Rebolledo.
Fuente: excelsior.com.mx

Related posts