SE DICE QUE…

Tan mediatizados y mal acostumbrados estamos a la vitalidad de los procesos democráticos, que todo lo que no es unanimidad, sumisión o alineamiento, nos parece conflictivo o problemático, sin caer en cuenta que eso lo normal. Suponer que las diferencias presuponen algo malo o malicioso, es ingenuo, perverso o ignorante.

El peñismo no es, en si mismo, una corriente de pensamiento, un sistema de ideas y programas en busca del beneficio colectivo, ni siquiera una cosmología. Podría decirse, sin denuesto, que es apenas un estilo de hacer política para el acceso al poder, no más. Al peñismo lo nutren grupos y personas que se han beneficiado de su estancia en la administración pública y la representación electoral. En el peñismo caben todos aquellos que han obtenido algo, y no sólo han sido del PRI; a pesar de ello, concluido su mandato en septiembre próximo, todo hace suponer que se extinguirá por inanición. Pocos muy pocos, quizá sólo unos cuantos verdaderos amigos, permanecerán a su lado. Al tiempo.

Sí, el grupo más beneficiado con las candidaturas del PRI en el Edomex, obviamente es el del círculo cercano al presidente Peña, entiéndase Luis Miranda, Luis videgaray, César Camacho, Erwin Lino y Ernesto Nemer, entre otros. Metieron tantos o más candidatos que el propio gobernador Del Mazo. Falta ver en julio sus resultados.

Related posts