SE DICE QUE…

En la elite de la clase política y el poder se llevan pesado. Vaya estrujada mediática que pusieron al magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura: se sugirió -sin pruebas- que sobornó, con cinco millones de pesos, al juez federal Breyman Labastida Martínez, para que declarara sin sustancia el juicio de amparo en contra del nombramiento de 12 notarios que hizo Eruviel en el ocaso de su administración. Quieren endilgarle el muerto, a unas semanas del boato de su tercer informe de labores (en el que tiene como invitado principal al gobernador Alfredo del Mazo).

Sergio Medina ascendió a la cúspide del Poder Judicial del Estado de México con el consentimiento de Eruviel; podría decirse que a él se la debe. Quizá por eso, ahora lo presentan como comparsa de una trama con claros tintes de tráfico de influencias, que demuestra cómo en este estado pueden más las palancas que la ley u el derecho. Ése es el mensaje, al despejarse la vía para que empiecen a ejercer la fe pública -y a ganar dinero a manos llenas- los 12 que Eruviel nombró a su salida… que, habría que decir, la mayoría fueron recomendados desde Los Pinos.

El nefasto Erasto será notario -y hará mucho más dinero del que ya tiene-, igual que uno de los sobrinos de José Manzur; la hija de secretario auxiliar del presidente; el sobrino del secretario particular; la esposa del diputado del PAN Ulises Ramírez; la hija del expresidente estatal del PAN, Francisco Gárate; el hijo del gobernador de Guerrero, un excolaborador de Javier Duarte y hasta uno de los caciques del Partido Verde. Un Insulto a la gente trabaja, se esfuerza y exige una oportunidad que le niegan para dársela a aquellos cuyo mayor mérito es formar parte de esa especie de realeza vernácula.

Related posts