SE DICE QUE…

El PRI está haciendo todo lo que puede; lo que cree mejor para intentar ganar el mayor número de gobiernos municipales, diputados federales, locales, senadores y ayudar con muchos votos a José Antonio Meade. Está en su derecho. A quien no le guste, muy sencillo: no vote por sus candidatos punto.

Es claro que el PRI apuesta a la fuerza de sus estructuras, a la llamada maquinaria electoral; de allí que 25 de sus alcaldes en funciones intentarán la reelección. Una apuesta arriesgada, pero tácticamente era lo único que podía hacer para ser competitivo.

En Metepec no había de otra: tenía que enviar a una de sus figuras para tratar de conservar el gobierno después del desastre que hizo David López. Carolina Monroy es una candidata competitiva, con capital político propio, pero también prima del gobernador, ex esposa del presidente del PRI y muy cercana al afecto de César Camacho. Ya que perdió una vez y esta ocasión el riesgo parece todavía mayor.

Related posts