Un análisis 3D ofrece información nueva sobre el cambio climático en Marte y la edad de los casquetes polares

Volúmenes de radar 3D generados a partir de miles de perfiles de radar 2D revelan información nueva sobre las regiones polares de Marte. El corte en perspectiva muestra datos de radar (azul para las mayores elevaciones, blanco para las más bajas) de estructuras conocidas previamente (círculos negros) y de formaciones enterradas (círculos rojos) debajo del casquete polar del norte. Crédito: Putzig et al.

Volúmenes de radar subterráneos 3D generados a partir de miles de perfiles de radar 2D han revelado información sobre las regiones polares de Marte, incluyendo un cartografiado más preciso del CO2 y de los hielos de agua, el descubrimiento de cráteres de impacto enterrados y nuevos datos de elevación. Esta información ayudará a los científicos a comprender mejor los cambios en el clima marciano y podría permitirles determinar la edad de los casquetes polares sin utilizar modelos climáticos.

“Un ejemplo es el cartografiado más preciso de los depósitos de hielo de CO2 en el sur que nos permite proporcionar una nueva estimación mayor de su volumen. La sublimación del hielo de CO2 hacia la atmósfera – que se piensa que tuvo lugar en varias ocasiones durante la historia marciana – superaría el doble de la presión atmosférica actual”, señala Nathaniel E. Putzig (PSI). “Esto a su vez permitiría que el agua líquida fuera estable en la superficie en muchos más lugares que hoy en día”.
Una estructura en los casquetes polares que nunca había sido detectada o cartografiada con perfiles de radar de una sola órbita son los cráteres de impacto enterrados. “En los volúmenes de radar 3D podemos identificar y cartografíar estructuras con forma de cuenco que parecen ser cráteres de impacto enterrados, muchos de ellos en la base de las capas de hielo”, explica Putzig. Para estimar la edad de las superficies planetarias, los científicos combinan información sobre el número, tamaño y distribución de cráteres y los ritmos de creación de cráteres con el paso del tiempo en el Sistema Solar.
“Nuestro análisis de los posibles cráteres en la base del casquete polar del norte arroja una edad de unos 3500 millones de años, lo que encaja con la edad estimada anteriormente para las llanuras de los alrededores a partir de estadísticas de cráteres en la superficie”, comenta Putzig. “Este acuerdo general nos proporciona una mayor seguridad a la hora de identificar cráteres enterrados mientras seguimos buscándolos entre los hielos y bajo el casquete polar del sur”.
Fuente: observatori.uv.es

Related posts